Entradas

A veces dejamos a nuestros perros que jueguen con algunos objetos que en apariencia inofensivos pero que suponen un potencial peligro. Debemos ir con cuidado con algunos perros que se tragan todo cuanto pillan: palos, zapatillas viejas, peluches inadecuados o pelotas demasiado pequeñas. En definitiva, juguetes peligrosos.

Este es el caso de Milo, un paciente nuestro que es el típico Jack Rusell juguetón y dicharachero cuya pasión son las pelotas de goma, que llego a nuestro servicio de urgencias veterinarias con un cuadro digestivo grave.

Perro hospitalizado

Milo es un mestizo de Jack Russell de 6 años muy activo al que le encanta correr, jugar y las pelotas. Como todos los terrier, son perros de caza, tiene una energía desbordante y persigue todo lo que se mueve.

Cuando sus propietarios tuvieron que marcharse de viaje, Milo quedó al cuidado de una familia que posee una casa con terreno donde él disfruta comiendo algarrobas y jugando hasta la extenuación con otros perros.

Cuando su familia volvió del viaje, los cuidadores de Milo les comentaron que había vomitado varias veces, pero que lo veían bien, comía, estaba activo y no habían observado otros síntomas.

Tras una semana en su casa durante la cual estuvo vomitando diariamente y perdiendo peso de forma evidente, su preocupada familia decide no esperar más y traerlo al Servicio de Urgencias de la Clínica Veterinaria Son Dureta. Milo tenia dolor en su abdomen craneal, en el área del estómago, no se le podía palpar bien porque se ponía muy tenso, dificultando su exploración.

En estos casos es conveniente “echar un vistazo” y se decidió que la mejor manera es realizándole una radiografía. En ella se detectó una masa, en el área del antro pilórico (final del estómago), del propio estómago o del bazo. Como era es difícil distinguir sólo con la radiografía, se le realizó una ecografía y al fin se pudo descartar que la masa que aparecía en la imagen de la radiografía tuviera origen esplénico (del bazo). Lo que sí quedó patente es que había un cuerpo extraño en su estómago, no se distinguía de qué se trataba pero era esférico y de estructura mixta.

Finalmente se confirmó que Milo iba a necesitar una cirugía para extraer lo que había en su estómago. En la Clínica Veterinaria Son Dureta seguimos unos protocolos de cirugía que garantizan al máximo nuestro éxito, así que previamente realizamos analíticas para confirmar que podíamos entrar en quirófano con la mayor seguridad y garantías, como es preceptivo en cualquier operación.

Durante la intervención se consiguió extraer con éxito una pelota de goma, similar a una pelota de squach, pero de estructura más dura, alojada en el estómago y que había quedado atorada debido a sus dimensiones.Extracción de cuerpo extraño

 

Tras dos días de hospitalización en los que fue tratado con fluidoterapia y medicación, Milo empiezó a tolerar los alimentos sólidos y pudo ser dado de alta, yendo a su hogar para seguir con la convalecencia.

Debemos tener mucho cuidado con el tipo de juguetes que se dejan al alcance de nuestros queridos peludos, ya que por desgracia es demasiado frecuente que diferentes tipos de “cuerpos extraños” se extraigan del estómago e intestinos de nuestras mascotas, desde pelotas y juguetes de todas las formas hasta calcetines, trapos y ropa interior. En el caso de los gatos lo más común es que sean cuerpos lineales como hilos o cordeles.

Gracias a la rápida detección del problema en nuestro servicio de urgencias veterinarias 24 horas y a la posterior cirugía, Milo no tuvo complicaciones derivadas. Sin embargo, debemos saber que cuanto más tiempo pasa un cuerpo extraño en el sistema digestivo más frecuente es encontrar complicaciones asociadas tales como necrosis de la pared del estómago o los intestinos y peritonitis, las cuales pueden causar secuelas de por vida e incluso la muerte del paciente.

Artículos relacionados para saber más:

Servicio de Urgencias 24h de la Clínica Veterinaria Son Dureta [ Leer + ]

Diagnostico de imagen[ Leer + ]

Diagnostico de laboratorio [Leer + ]

Servicio de hospitalización [Leer + ]

La gran diferencia entre una actuación veterinaria común a un excelente procedimiento no estriba sólo en solucionar un problema, sino en descubrir las causas del mismo. En la Clínica Veterinaria Son Dureta, al disponer de un equipo multidisciplinar, basado sobre todo en la medicina interna, podemos ir mucho más allá que un simple procedimiento quirúrgico, buscando las causas que han llevado a una grave patología aparentemente accidental. Este es el caso de Melissa, una gata que nos trajo su familia a nuestro servicio de urgencias 24 horas con una fractura de cadera y descubrimos que la más probable causa de ese accidente tiene el origen en una patología previa.

Gata hospitalizadaLos amantes de los gatos sabemos que estos pequeños felinos son curiosos y que no temen caminar por los sitios más insólitos que encuentran. Quizás eso fue lo que le ocurrió a Melissa, una pequeña gata de apenas tres kilos de peso que fue encontrada con heridas graves y a la que tuvimos que atender en nuestro Servicio de Urgencias 24 horas de la Clínica Veterinaria Son Dureta.

Melissa vive con sus hermanos en el seno de una familia que adora a los gatos, es cariñosa y tranquila, por eso fue una gran sorpresa para sus propietarios encontrarla manchada de sangre y sin apenas poder caminar.

Gracias a la rápida reacción de su familia, que nos la trajo inmediatamente, pudimos observar que tenía un traumatismo en la cadera y que también había sufrido daños en su vejiga urinaria. Además de las lógicas radiografías, realizamos diferentes pruebas para valorar la magnitud del traumatismo. Después de eso era necesaria la inmovilización y observación para descartar problemas respiratorios o circulatorios.


radiografía de una fractura de cadera en una gata

Las radiografías no podían ser más claras: Melissa se había fracturado la cadera y eso afectaba al íleon, al pubis e incluía el área acetabular (la articulación entre cadera y fémur) y cuya reparación requería de una importante cirugía que incluía la colocación de placas y tornillos.


Como el caso era evidentemente quirúrgico empezamos el protocolo de analíticas de sangre para conocer su estado de salud general y gracias a ello pudimos comprobar que Melissa sufría una importante carencia de glóbulos blancos (nuestros tan apreciados leucocitos, responsables de la primera línea de defensa del organismo) así como una infección en sus hematíes (glóbulos rojos) causado por “mycoplasma haemofelis” que producen una importante anemia, lo que llevó a Melissa a tener una más que preocupante anorexia. Debido a ello se tomo la decisión de esperar unos días para primero estabilizar y empezar el tratamiento de la enfermedad con el fin de llegar con garantías a la importante cirugía de trauma que le esperaba. Inmediatamente fue tratada con antibióticos específicos para su infección. Se le practicó una transfusión de sangre, al tiempo que se le implementaba una sonda de alimentación esofágica para asegurarnos de que recibía los nutrientes necesarios y recuperarla del estado de anorexia en el que se encontraba.

Al cabo de unos días entró en quirófano donde fue sometida a la necesaria intervención de traumatología con el fin de colocarle las placas y tornillos que estabilizarían la fractura.

Transfusión de sangre en una gataUna semana después pudimos darle el alta hospitalaria, aunque ya en su casa, deberá estar vigilada y con alimentación especial.

Melissa no pudo contarnos lo que había pasado, aunque su estado de anemia y el alto muro que rodea su casa pueden estar relacionados de forma estrecha. Si Melissa sólo hubiera sido tratada desde el punto de vista de un accidente, probablemente no hubiera superado las consecuencias de la cirugía o en el mejor de los casos el postoperatorio se hubiera complicado mucho.

Debemos estar atentos a si nuestros queridos peludos se están alimentando bien o si muestran algún signo de debilidad para evitar situaciones tan peligrosas como esta y al menor síntoma, contactar con su veterinario.

Artículos relacionados para saber más:

Servicio de Urgencias 24h de la Clínica Veterinaria Son Dureta [ Leer + ]

Diagnostico de imagen[ Leer + ]

Centro de referencia en transfusiones veterinarias Clínica Veterinaria Son Dureta  [Leer + ]

Diagnostico de laboratorio [Leer + ]

Servicio de hospitalización [Leer + ]

Servicio de Traumatología  [Leer + ]

Ya ha llegado el verano, la época propicia para acercarnos a la playa con nuestros colegas de cuatro patas que se lo pasan en grande chapoteando y rebozándose en la arena. Precisamente este hecho nos obliga a extremar la vigilancia, ya que en la arena y alrededores de la playa se encuentra algo que a nuestras mascotas les encanta: los restos de comida dejados por otras personas. ¡Cuidado con las intoxicaciones!

Esta semana, os presentamos el caso de Indiana, una teckel miniatura que vino a nuestro servicio de urgencias veterinarias y quedó varios días hospitalizada con un cuadro de intoxicación alimentaria grave.

INDIANA-EN-LA-PLAYAIndiana es una joven teckel miniatura de apenas un año, cuya familia decidió llevarla a la playa para disfrutar de un día de verano. ¡Era la primera vez que iba a la playa en su vida! Indiana correteó y chapoteó jugando con los niños de la familia, pero también hizo algo que saben hacer muy bien los teckels: husmear y buscar rastros interesantes. En un momento de despiste Indiana encontró y comió algo que no debía. Al día siguiente los vómitos y la diarrea obligaron a indiana a acudir al Servicio de Urgencias 24 horas de la Clínica Veterinaria Son Dureta.

Al cuadro de gastritis que le detectamos inmediatamente, se le sumó una pancreatitis tóxica que obligó a esta pequeña teckel a permanecer ingresada una semana con suero, nutrición parenteral y ayuno absoluto.

Perro hospitalizado en la clínica veterinaria son duretaLa pancreatitis es una dolencia muy grave, que si no se trata a tiempo, puede dejar secuelas como sensibilidad alimentaria crónica, dolor el resto de su vida e incluso puede acabar con la vida de nuestra mascota.

En este caso, debido a la rápida reacción de su familia, su patología, aunque muy grave, no llegó al extremo de que fuera necesaria una transfusión de plasma o de sangre, como en otros casos que hemos atendido en al Clínica Veterinaria Son Dureta y hemos tenido que echar mano de nuestras reservas del banco de sangre. (*)

COMIDA-EN-LA-PLAYAEs muy importante que durante los meses de calor, en esas excursiones que realizamos a la playa o a la montaña, vigilemos atentamente todo lo que ingiere nuestra mascota. No dejarle comer restos de ningún tipo que se encuentren al aire libre y llevar con nosotros la alimentación y el agua necesaria para que no se deshidrate. La comida sin control se vuelve extremadamente peligrosa en verano, ya que la descomposición de los alimentos ocurre de forma más rápida y las enfermedades que produce su ingestión pueden ser gravísimas.

Recuerda: En verano vigila muy de cerca a tu mascota para que no ingiera nada que tú no le des. Mantenla hidratada dándole a beber abundante agua. Al primer síntoma de vómitos, dolor o diarrea, acude urgentemente al veterinario.

ECOGRAFIA-pancreatitis

En la ecografía de Indiana se puede apreciar el páncreas y la pared estomacal inflamados

(*) La Clínica Veterinaria Son Dureta es Centro de Referencia de Transfusiones para perros y gatos en Mallorca, disponiendo en todo momento de unidades de plasma y sangre entera de perro y gato tanto para el consumo de nuestra actividad clínica como para otras clínicas y veterinarios que la necesiten.

Artículos relacionados para saber más:

Servicio de Urgencias 24h de la Clínica Veterinaria Son Dureta [ Leer + ]

Diagnostico de imagen[ Leer + ]

Centro de referencia en transfusiones veterinarias Clínica Veterinaria Son Dureta  [Leer + ]

Diagnostico de laboratorio [Leer + ]

Servicio de hospitalización [Leer + ]

RADIOGRAGRAFIA-ESROMAGO-BOXER-CON-DETALLE-CUCHILLA

Cuando se tienen cachorros o perros jóvenes que desarrollan la costumbre de mordisquear o comerse todo lo que encuentran a su paso (vicio que para ellos es divertido y para nosotros una autentica pesadilla) hay que extremar las precauciones y no dejar nada a su alcance que pueda resultar peligroso.
Esta costumbre suele desaparecer con la edad en perros equilibrados, pero hasta entonces hay que extremar las precauciones.

Hoy os presentamos la urgencia atendida en nuestro servicio de urgencias 24 horas de la Clínica Veterinaria Son Dureta, el caso de Bob, un cachorro de bóxer de 8 meses que se comió una cuchilla de afeitar, que afortunadamente no pasó de un gran susto por las circunstancias en que ocurrieron.

TROZO-CUCHILLAEn la fotografía podemos apreciar los restos del soporte de la cuchilla que mordió y se tragó. Estos los pudimos extraer de su boca sin necesidad de operar. Afortunadamente lo hizo después de comer y además, materialmente, trituró gran parte del metal, dejando el detalle que se puede apreciar en la fotografía superior.

Acudir rápidamente a nuestro servicio de veterinario de urgencias 24 horas en Palma de Mallorca impidió que el problema se agravara.

Por fortuna sólo se produjo unos pequeños cortes en la boca y debido al tamaño de la cuchilla optamos por un tratamiento conservativo mediante protectores de estomago e ingesta de espárragos, ya que gracias a la gran cantidad de fibra que posee y que los perros no pueden digerir, tienden a envolver los objetos duros que se encuentren en el estómago (huesos, metales punzantes, etc. ) evitando que se produzcan lesiones.
En este caso no fue necesaria la cirugía extractiva, pues tras un periodo de observación lo expulso envuelto en las fibras.Bob

Bob sigue alegre en su casa, pero dio un buen susto a su familia, que ha aprendido que cualquier cosa que esté a su alcance puede formar parte de su menú.

Recordad que no hay que dejar nada peligroso al alcance de los cachorros y en caso de sospechar que se ha tragado algún objeto, acudir urgentemente al veterinario.

Artículos relacionados para saber más:

Servicio de Urgencias 24h de la Clínica Veterinaria Son Dureta [ Leer + ]

Diagnostico de imagen[ Leer + ]

Servicio de hospitalización [Leer + ]

Dra. Fernanda Canoura con uno de sus pacientesLa Doctora Fernanda Canoura, especialista en medicina felina y diagnóstico por imagen, entra a formar parte de la plantilla de la Clínica Veterinaria Son Dureta.

En el afán de buscar siempre a los mejores profesionales para prestar el mejor servicio, nos complace dar la bienvenida al equipo de Clínica Veterinaria son Dureta a la Doctora Fernanda Canoura, especialista en medicina felina y diagnóstico por imagen.

Dra. Fernanda Canoura explorando a un pacienteLa Doctora Fernanda Canoura es licenciada por la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona que con su incorporación en el equipo de nuestra clínica, viene a llenar un hueco muy importante de la medicina veterinaria felina en Mallorca. Es miembro de GEMFE (Grupo de Estudios de Medicina Felina), siendo muy pocos los especialistas experimentados en ese campo con las habilidades necesarias para el diagnóstico y tratamiento de ese mundo tan importante y especial de los gatos.

Alimentando un gatito recién nacidoEn la Clínica Veterinaria Son Dureta, estamos muy orgullosos de nuestro personal, creemos en la unión de un equipo multidisciplinar para poder dar la mejor atención a todos los pacientes que nos visitan y al mismo tiempo, hacer que sus familias se sientan tranquilas y cómodas con todos nosotros.