Entradas

Los largos paseos por la montaña son uno de los ejercicios preferidos de los perros, correr arriba y abajo en plena naturaleza parece que les dé un aporte extra de vitalidad. Sin embargo, hay épocas en las que hay que tomar precauciones, sobre todo con perros glotones y ése es el caso del otoño, en el que gran profusión de setas afloran a la superficie para deleite de muchos y problemas de otros.

Este es el caso de Pancho, un Beagle glotón de ocho años que vino a nuestro servicio de urgencias veterinarias con una intoxicación por setas.

Pancho y su familia, tras un largo paseo por el campo, regresaron a casa y a las pocas horas Pancho empezó a presentar un cuadro agudo de vómitos y diarreas hemorrágicas muy intensas que lo dejaron en estado de shock y tan débil que no podía sostenerse en pie.

Rápidamente lo trajeron al Servicio Veterinario de Urgencias de la Clínica Veterinaria Son Dureta. Pancho llegó con un shock hipovolémico, (falta de oxígeno en órganos y tejidos debido a la pérdida tan grande y aguda de líquidos y sangre) sus mucosas estaban muy pálidas, su pulso era débil y su temperatura corporal muy baja. Se realizaron analíticas, donde no se identificaron órganos internos dañados aunque las enzimas hepáticas estaban alteradas y por supuesto, las alteraciones del sistema digestivo asociadas a su estado.Beagle hospitalizado en la UCI de la Clínica Veterinaria Son Dureta

Pancho requería una actuación veterinaria intensiva y urgente, inmediatamente se administraron fluidos por vía intravenosa y una transfusión de plasma, con el objetivo de corregir su deshidratación, coagulación y restaurar su volumen de líquido circulante. Le aplicamos calor para recuperar su temperatura corporal y toda la medicación de apoyo necesaria para ayudar a su estómago e intestinos a recuperarse (protectores gástricos, antibióticos, analgésicos, protectores hepáticos y vitaminas).

En un principio tuvimos dudas sobre qué le había causado el problema aunque claramente sospechábamos una intoxicación, ya que aunque los cuidadores de Pancho no le habían visto comer nada en especial durante el paseo, nuestro pequeño Beagle había ido suelto. Sí sabían que había comido restos calientes de pescado y patatas que se les habían quemado, pero… ¿justificaba esto el estado tan grave en que ingresó Pancho? Pues bien, la respuesta nos la dio él mismo ya que vomitó gran cantidad de setas en la clínica. Confirmamos que en la zona donde habían paseado había multitud de setas venenosas y debido al apetito voraz de Pancho, éste las había ingerido.

Por desgracia, algunas setas venenosas tienen sabor dulzón y a pesar de su color llamativo, nada hace sospechar a los perros que son extremadamente venenosas

Tras cinco días de hospitalización en cuidados intensivos pudimos darle el alta hospitalaria y seguir en hogar con la medicación. Pancho se ha recuperado bien, ya vuelve a estar alegre, con ganas de pasear, y por supuesto de comer.
En Baleares podemos encontrar setas durante prácticamente todo el año, sin embargo en otoño y principios de invierno estos hongos emergen con gran fuerza y variedad. Debemos tener especial cuidado con nuestros animales y prevenir intoxicaciones ya que aunque muchos de ellos saben distinguir las setas venenosas de las comestibles, un pequeño error al igual que en los humanos, puede acarrear graves consecuencias.

La intoxicación por setas, al igual que en las personas puede dañar órganos como el hígado o los riñones y causar la muerte.

Artículos relacionados para saber más:

Servicio de Urgencias 24h de la Clínica Veterinaria Son Dureta [ Leer + ]

Transfusiones en perros [Leer + ]

Hospitalización  [Leer + ]

gusanos de procesionaria en plena calle

El año pasado, por estas fechas, ya publicamos en nuestro blog este mismo artículo sobre la procesionaria del pino. Dada la gran incidencia en casos que estamos viendo en el servicio de urgencias veterinarias de la Clínica Veterinaria Son Dureta y la inusual virulencia de los mismos, hemos creído conveniente actualizarlo y nuevamente advertir sobre el peligro que supone para nuestros perros esta oruga venenosa, las precauciones que hay que tomar en los paseos y como actuar si sospechamos que nuestro perro las ha tocado o ingerido.

Típica bolsa de orugas de procesionaria en un pinoDebido a que las condiciones meteorológicas de los últimos años lo han propiciado todos los pinares de Baleares están infestados de una oruga que comúnmente llamamos procesionaria. Estas orugas suponen un problema para las personas pero, como veremos, es muy peligrosa para nuestros perros y especialmente para los cachorros.
La procesionaria es una oruga, es el estado larvario de la Thaumetopoea pityocampa, una mariposa muy común en los bosques de coníferas. Y es este estado larvario, con un ciclo de vida muy particular el que tantos quebraderos de cabeza nos provoca.

¿Por qué le llamamos Procesionaria?

A veces es dificil distinguirlas cuando estan en su entornoDespués de permanecer durante todo el invierno en unas bolsas de seda colgadas en los pinos, muy características y fáciles de distinguir, con la subida de la temperatura del final del invierno, las orugas de la Procesionaria se disponen en una hilera, bajan de los árboles y buscan un sitio adecuado bajo tierra para efectuar su muda. Esta “Procesión” (de donde toma el nombre común este lepidóptero), les llama mucho la atención a los perros que se acercan, las huelen, juegan con las orugas y en muchas ocasiones las cogen con la boca.

Este comportamiento tan temerario se da con más frecuencia en cachorros (1).

¿Por qué son tan peligrosas?

Detalle de los pelos veneosos de la procesionariaDesgraciadamente estas orugas presentan, en su parte superior, unos pelos urticantes, similares a las púas de algunos cactus, cargados con una substancia tóxica que suelta a modo de defensa cuando se ven amenazadas. Estas púas se clavan rápidamente, clavándose muy rápido cuando se tocan y liberan el veneno. A consecuencia de ello, esta toxina una vez inoculada, provoca una irritación muy fuerte, similar a una quemadura en la zona de contacto directo y sobre todo en la Aspecto de la mariposa de la procesionariapiel de la cara, los labios, la lengua y la mucosa oral provocando al instante un cuadro clínico muy doloroso con picores, que de no tomarse medidas puede provocar una fuerte inflamación que puede bloquear incluso las vías respiratorias, heridas que al estar en la boca, además se infectarán, pudiendo provocar incluso la necrosis de las parte infectadas, dándose casos de perdidas parciales de la lengua.

Los síntomas manifiestan los perros que llegan al servicio de urgencias veterinarias de la Clínica Veterinaria Son Dureta son los siguientes (2):

  • Inflamación de la cara (edema facial) y de los párpados
  • Inflamación de los labios y de la mucosa oral
  • Inflamación de la lengua que conduce a la imposibilidad de cerrar la boca, provocando en muchas ocasiones oscurecimiento y necrosis parcial de la lengua
  • Salivación abundante
  • Jadeo, sobre todo por el dolor
  • En caso de ingesta puede provocar asfixia por edema del laringe, vómitos y hemorragias.
  • Shock anafiláctico y muerte

Una rápida actuación veterinaria es fundamental para controlar el cuadro clínico y evitar complicaciones, que pueden conducir a un fatal desenlace. Por ello es imprescindible acudir de urgencia a un veterinario.

Como primeros auxilios se puede efectuar un buen lavado de la zona afectada con suero fisiológico o agua pero sin frotar para evitar la rotura de los pelos clavados y así evitar que se libere más toxina. En casos graves es necesaria la hospitalización con fluidoterápia por la incapacidad del animal para ingerir alimento o agua y la administración intravenosa de potentes antiestamínicos y antibióticos.

Como prevención se recomienda evitar los paseos en las zonas con pinos en los meses de febrero-marzo y sobre todo pasear con correa para poder evitar al máximo el posible contacto. También es muy recomendable que, en los jardines privados donde esta oruga puede estar presente, consultemos con algún experto para detectarla y erradicarla: existen métodos mediante trampas muy eficientes.

Tampoco no hay que olvidarse que nunca debemos tocar las orugas o eliminar las bolsas sin protección, tanto en las manos mediante guantes como en la cara mediante mascarilla y gafas, porque en contacto con la piel humana se puede producir la misma reacción urticante y alérgica.

Entonces, en primavera, tengamos mucho cuidado con este animalito tan peligroso.

Picadura grave de una procesionaria en un cachorro de bobtail

En este caso es un cachorro de bobtail cuyo edema en la lengua era era tan grave que tenia dificultad para respirar y estaba imposibilitado para beber y comer

La traqueobronquitis infecciosa es una enfermedad altamente contagiosa que en los últimos años se ha convertido en la más frecuente. Sobre todo es diagnosticada en nuestros perros, en la estación fría.

Esta enfermedad está producida por la infección combinada entre el virus de la parainfluenza y la bacteria Bordetella bronchiseptica, aunque  en muchos casos se adjuntan otros patógenos  como sería el herpesvirus, el adenovirus o micoplasmas que pueden complicar mucho el cuadro clínico.

La apatía, fiebre, tos, nariz húmeda, son algunos de los síntomas de esta enfermedad.

Popularmente esta enfermedad es conocida como “tos de las perreras”, porque antiguamente se diagnosticaba a los perros alojados en lugares con alta densidad de población como las residencias, las perreras o las tiendas de animales, lugares donde las condiciones de salubridad e higiene no suelen ser las más adecuadas y el hacinamiento conlleva a rápidos y amplios contagios.

Desgraciadamente, hoy en día la enfermedad se ha extendido tanto, que afecta cada vez más y más a nuestras mascotas. Estas se contagian con mucha facilidad en la calle tanto por contacto directo con los perros enfermos como por la inspiración de las micropartículas que se generan a través de la tos y los estornudos. Sería el equivalente a la gripe en personas.

El periodo de incubación de esta enfermedad es entre 3 y 10 días apareciendo síntomas muy variados que pueden manifestarse durante unos días pero que se puede extender a varios meses en los casos más graves.

Los cuadros clínicos en la mayoría de los perros adultos y sanos son leves o moderados presentando una tos persistente, seca y ronca, arcadas y secreciones nasales abundantes sobre todo por la noche o durante los periodos de actividad física (paseos, juegos, saltos etc.). La inflamación de la mucosa nasal y la presencia de las secreciones nasales conducen a la pérdida de la capacidad olfativa que tiene como consecuencia la disminución del apetito.

En la auscultación se puede comprobar la dificultad respiratoria a nivel alveolar.

En los cachorros, en los perros mayores o en los que presentan patologías cardiorespiratorias previas, los síntomas clínicos son más severos y en ocasiones de gravedad incluyendo además de lo expuesto anteriormente letárgia, fiebre, falta de apetito y una insuficiencia respiratoria importante que en muchas ocasiones se debe a una bronconeumónia que tarda varios semanas en curarse y en muchas ocasiones requiere la hospitalización del animal.

Esta enfermedad provoca una inflamación importante del faringe, laringe y la traquea que restringe muchísimo el paso del aire, intensificando la tos y dificultando la respiración.

Si en los perros con una conformación normal del aparato respiratorio esta inflamación provoca una respiración dificultosa, en las razas braquicefálicas (con nariz chata) como es el Bulldog inglés, el Bulldog francés, Carlino, Bóxer, Pequinés etc., aparece una falta de aire severa con cuadros clínicos graves que en ocasiones puede provocar incluso la muerte del animal.

Por esto en las razas braquiocefálicas, en los cachorros, en perros mayores y en los perros con patologías previas cardiorespiratorias, se hace imprescindible practicar una buena prevención a través de la vacunación específica para esta enfermedad en los meses de otoño. Esta vacuna también se recomienda en cualquier perro que va a pasar una estancia en una residencia canina, que participen en exposiciones, practiquen “agility” y en general a los que estén frecuentemente en contacto con otros perros. En el caso de perros que van a ir a residencia o tengan que viajar, la vacuna debe aplicarse mínimo dos semanas antes del ingreso en la residencia.

En caso de infección el tratamiento varía en función de los síntomas clínicos y del estado del animal, por esto es muy importante consultar el veterinario lo antes posible para que el cuadro clínico no se complique. Para la recuperación, en primer lugar el animal necesita reposo, siendo necesaria la reducción de su actividad mientras esté enfermo. Dada la disminución del olfato es útil recurrir a alimentos húmedos, ligeramente calentados para que el animal siga alimentándose. Para su recuperación es muy importante vigilar el comedero y el bebedero periódicamente para asegurarnos que el animal bebe y come.

En cachorros, sobre todo en las razas braquicefálicas, la enfermedad es considerada como muy grave.

Para la administración de cualquier medicamento te recomendamos consultar el veterinario porque no hay un protocolo fijo de tratamiento en esta enfermedad y el veterinario es el único profesional que te puede ayudar establecer un tratamiento concorde con los síntomas y la gravedad del cuadro clínico que padece el animal. Además queremos recordarte que la administración de fármacos como aspirina, paracetamol o ibuprofeno, tan común para las personas, es altamente TOXICA en los perros provocando hemorragias digestivas e insuficiencia renal en dosis habituales.

Para evitar la diseminación de la enfermedad te recomendamos mantener aislado dentro del hogar al animal durante todo el periodo de los síntomas y uno siete días más para evitar la diseminación de los patógenos.